Una de las últimas tendencias en decoración y arquitectura consiste en dejar a la vista las vigas de madera, un elemento que dota de una personalidad inconfundible al espacio y que genera al mismo tiempo una calidez especial. Un elemento versátil que también permite su inclusión en espacios abiertos como las terrazas. Las vigas de madera vuelven a cobrar protagonismo con el tiempo, una mirada al pasado a través de un estilo muy característico.

Las vigas de madera y los espacios acogedores

Para los amantes de la madera, las vigas son una buena oportunidad para armonizar la decoración del hogar y hacer del espacio un lugar acogedor. Existe por una parte la posibilidad de recuperar vigas de madera antiguas que seguramente permanezcan ocultas bajo el techo, una opción que posiblemente requiera un tratamiento especial para la madera e incluso la intervención de un arquitecto. Se trata de una técnica muy habitual que se da con mayor frecuencia en la restauración de viviendas antiguas, situadas en pequeñas aldeas o pueblos en las que se buscar recuperar la esencia de la casa y del salón en concreto.

Vigas de madera laminada, calidez y elegancia. 1

Sin embargo, también existe la opción de incorporar vigas de madera laminada en viviendas nuevas e incluso en antiguas, una elección menos arriesgada y que ofrece unos resultados espectaculares. Se trata de una alternativa que ha ganado una gran cantidad de adeptos durante los últimos años y que se viene utilizando especialmente en terrazas.

Una tercera opción es recubrir las vigas de hormigón con madera, una fórmula que se está utilizando mucho en la actualidad y que dota al ambiente de un aspecto renovado y totalmente diferente al inicialmente previsto. En una de nuestras entradas ya os indicamos algunos trabajos realizados en los que se ha acometido este tipo de tarea.

Decantarse por un techo con vigas de madera tiene sus ventajas. Ideales para terrazas o salones, la madera es un material capaz de prestar al techo una elegancia y lucimiento que no ofrecen otros materiales. La elección de la madera es además una variante ecológica con un coste bastante razonable.

Terraza con vigas de maderas y techo machihembrado

Tomando como referencia el trabajo que se corresponde con la imagen que encabeza el presente artículo. El mismo se trata de una terraza exterior de obra que ha sido transformada en una terraza de madera y en el que se ha decido instalar un techo de madera exterior de machihembrado junto con unas vigas de madera. En el proyecto también han sido necesarios trabajos de obra que complementan a los de carpintería.

Las vigas de madera cuentan con unas dimensiones de 160 por 80 centímetros y han sido insertadas en la pared. La madera de machihembrado con la que se ha trabajado es la misma que se ha utilizado en otros porches de madera y en las que se dan unas dimensiones de 2 centímetros de grosor por una lama de 14 centímetros de ancho.

En la siguiente imagen os mostramos el aspecto que tenía el porche en el momento previo a la instalación del techo machihembrado y las vigas de madera laminada.

Antes de empezar los trabajos de carpintería

Las tablas o laminas de madera se han ido insertando gracias a un sistema en el que encajan a la perfección (macho / hembra). Al mismo tiempo, se han ido clavando las mismas sobre las vigas de madera mediante una pistola de aire comprimido.

En cuanto al sistema de iluminación, con el fin de no dejar al descubierto ningún elemento que perjudique la estética del techo, se han realizado una serie de huecos por los que se han introducido los halógenos. Al mismo tiempo, con esta intervención se evitan posteriores retoques o cualquier otra obra de instalación.

Finalmente, en esta ocasión se ha procedido a barnizar la madera de “color nogal”, una alternativa que permite seguir observando los nudos y betas de la madera. El procedimiento de barnizado se realiza respetando los siguiente pasos:

  • Una primara pasada de barniz en el que se utiliza el tono seleccionado por el cliente.
  • En segundo lugar es fundamental realizar un barniz incoloro con el fin de proteger la madera.
  • Posteriormente es posible realizar de nuevo una pasada con el tono seleccionado y que ya ha sido utilizado en el primer paso.

Es posible mezclar los dos tratamientos mencionados anteriormente puesto que en ambos se utiliza el agua como base. Con ello se dotar a la madera de una tonalidad más suave o más elevada, dependiendo del gusto del cliente.

Habitaciones con vigas de madera

Las vigas de madera, un elemento versátil y que permite su colocación en diferentes tipos de espacios,  también pueden ser incorporadas en aquellos habitáculos que son más pequeños y personales.

En esta ocasión se ha optado por un techo en el que también se ha utilizado madera machihembrado para techos, adaptándolo a dimensiones más estrechas que el anterior supuesto y tratando de que la estancia no quede como un lugar demasiado cargado de madera.

Las vigas han sido introducidas en la pared mediante soportes para vigas de madera (garras y cementadas). Una vez se ha finalizado con la instalación del techo machihembrado y después de limpiar a consciencia la superficie, se ha colocado un aislante de espuma de poliuretano de 3 centímetros de espesor. Un revestimiento de techo interior idóneo para la ocasión.

Este tipo de aislante ofrece las mejores garantía y evita la humedad en el interior de la habitación, siendo al mismo tiempo un material ignífugo, un componente que protege a la madera del fuego.

Por último, se ha pintado con un barniz al agua de color nogal, puesto que el cliente ha querido dar un aspecto rústico. Si bien, es posible pintar entre una amplia gama de colores. En este trabajo en concreto se han llevado a cabo tanto trabajos de carpintería y de obra.

Habitación forrada de madera y vigas