Valla de madera encima del muro medianero entre dos vecinos, se ha levantado un poco más el muro de obra ya existente y por encima de este, se ha instalado una valla de madera. Trabajo de carpintería y de albañilería combinados para separar la parte lateral de ambas casas, el trabajo combinado ha sido realizado entre dos viviendas situadas en “Maravisa”, en el término municipal de La Puebla de Vallbona, en Valencia.

Los clientes en origen tenían una valla de 1 m. de alto, con tela metálica de una metro sobre el muro anterior, por lo que no había nada de intimidad entra ambas parcelas.

Sobre el muro de obra existente de 1 m. de alto de bloque de 20 x 20, se ha levantado en poco más, exactamente dos lineas con el mismo bloque, el cual se ha reforzado mediante varillas de hierro y encofrado de hormigón en ciertos puntos, pensando que tiene que tener resistencia posteriormente para soportar la valla de madera que se pone encima tal y como explicaremos más tarde.

Una vez puesto los bloque de obra se enlucen con cemento los dos lados de la valla de obra, para posteriormente pintarla de blanco  de exteriores mediante dos pasadas.

Terminada la valla de obra, empezamos a instalar las columnas de madera de 1 metro de altas y de 80 x 80, las cuales, se introducen en la partes de arriba de los bloques de obra a una distancia equidistante de 1,50 metros entre ellas, encofrando las mismas.

Valla de medianera combinada de obra y madera 1

En la imagen de la izquierda podemos ver la valla de madera que “Candel Pérgolas y Porches S. L.”, ha realizado a sus clientes desde otro ángulo.

Las tablas de madera horizontales son de 2 cm. de grueso por 10 cm. de ancho de lama y se han puesto trabadas entre columnas, con una separación de medio centímetro, lo justo para que no se vea entre vecinos, pero deje pasar ella aire sin que ofrezca resistencia al viento.

La valla de madera, ha sido barnizada en color “castaño”, uno de los colores que ofrecemos a nuestro clientes entre un amplio abanico de tintes de la madera, “teka”, “nogal“, “roble“, etc y colores más modernos como gris, blanco, etc.

Todos los barnices que empleamos en nuestro trabajos de porches de madera, pérgolas, vallas, etc. Son en base al agua, sin disolventes, de fácil aplicación y un mantenimiento más sencillo, la técnica que empleamos es la que sigue:

  • Una primera pasada en el tono de color elegido por los clientes.
  • Después una segunda mano de barniz incoloro de protección.

Al ser ambos productos al agua, se pueden mezclar entre ellos, es decir, podemos poner en la fase de incoloro de protección cualquiera de los tonos anteriores, consiguiendo con ellos intensificar el tono y que se van más o menos las vetas y los nudos de la madera.

La madera utilizada en esto y eso terso de trabajos de carpintería que realizamos es de madera de abeto y procede de países del norte de Europa respetuosos con el medio ambiente, que emplean la poda y cultivo de árboles selectivamente, cortando y plantando sucesivamente, de esta manera crean puesto de trabajo y todos ponemos nuestro granito de arena para conservar el planeta.