Porche de madera cogido a la pared por ambos lados y sin columnas, trabajo de carpintería realizado en “Vista calderona”, La Puebla de Vallbona. Valencia.

El cenador de madera presenta la particularidad que al estar en un espacio trasero, se ha aprovechado la pared de la fachada de la casa y la pared medianera con el vecino, sin rebasar la misma, para no molestar al vecino. La forma de hacerlo, ha sido sujetando las viguetas de madera laminada en 2 cargadoras cogidas a dichas  paredes, por tanto,  sin columnas, tal y como comentábamos al principio, aprovechando al máximo el espacio.

La pendiente del suelo porcelánico, que también ha realizado “Candel Pérgolas y Porches S.L”, antes de realizar el porche de obra, está dirigida al extremo donde cae la vertiente del agua del techo del cenador de madera, razón por la cual la última lama del techo de madera machihembrada, se ha dejado sin poner, para que el agua se deslice libremente y sin ensuciar la pared, ya que cae directamente al suelo de obra.

Sobre estas líneas, le mostramos a nuestros futuros clientes, el detalle del final del porche de madera, visto desde el interior, donde no llega el techo de madera machihembrada a la pared, y por tanto no es necesario poner canal de recogida de agua, tal y como quería el cliente.

IMG_20150728_121044

 

La parte de arriba del porche de madera, se ha terminado con placas de tégola cogidas con grapas sobre la tela asfáltica que hemos sellado con calor sobre el techo de madera machihembrado.

Entre la tela asfáltica y el techo de madera, se han pasado los cables de luz de forma que luego no se vea el cableado, ya que se queda oculto entre ambos materiales.

El porche de madera está barnizado en color “castaño”, y se han empleado la combinación de 2 barnices diferentes, el barniz de color propiamente dicho y un segundo en la pasada de acabado a base de barniz al agua incoloro, que sirve de protección a las inclemencias climáticas, principalmente la humedad y calor, ya que el sol y el agua no pueden dañar el porche de madera, al estar protegido por su propio techo.