Porche de madera barnizado en blanco perfectamente acoplado a la terraza de obra junto a la piscina, donde también se ha chapado de gres la terraza que da acceso a ambas estancias. Trabajo de carpintería y de obras combinados en un chalé situado en la urbanización de “Montesol”, dentro del término municipal de La Eliana, en Valencia.

Los dos trabajos se van haciendo simultáneamente, es decir un equipo realiza el alicatado del suelo con azulejos, mientras que con el otro vamos instalando el porche de madera.

El alicatado del suelo, después de realizar una solera de hormigón de 10 cm. de espesor bajo mallazo de hierro, se empieza a poner el gres porcelánico intercalando el mismo a un tercio entre los azulejos que van componiendo el suelo, hasta el borde de la piscina.

Los azulejos de gres, se han rematando hasta las aristas del borde la piscina, de esta manera le damos más amplitud, tal y como se puede ver en la foto que da acceso a este artículo.

En la construcción del porche de madera, no se han empleado columnas de madera laminada, ya que el cliente quería que quedara el mayor espacio disponible, por lo que “Candel Pérgolas y Porches S.L”, le ha instalado las viguetas laminadas del techo, dimensionales a tal efecto, para que soporten la carga del porchado de madera.

En la imagen de la izquierda, podemos ver desde otro ángulo, el cenador de madera realizado, donde se ve que se le ha practicado un hueco en el techo del mismo, con el fin que pueda salir el tronco de madera por encima de la pérgola de madera.

Volviendo al dimensionado de las viguetas de madera laminadas, sus medias exactas son de 4,80 metros de longitud por 160 x 80 de largo y grueso respectivamente.

Una vez formada la estructura de madera, se van cosiendo las tablas de madera machihembrado del techo, que van a cerrar la pérgola de madera, la madera machihembrado tiene un grosor de 2 cm. de espesor y 15 cm. de ancho de lama, donde se ha insertando como su nombre indica el macho sobre la hembra de cada tabla, hasta completar el techo.

La madera machihembrada, a parte del bisel estético, tiene también la función de dejar que el conjunto del techo que forma, se contraiga y dilate en función de la temperatura exterior.

Por la parte de arriba del porche de madera, se ha puesto una tela asfáltica de acabado rugosa, la tela bituminosa está sellada aplicando calor a la misma, de forma que se queda pegada a la parte de arriba del techo de madera, impermeabilizando y protegiendo la misma.

Para el barnizado de la madera, tanto la madera laminada, como la madera machihembrada, que vienen ambas pasadas por secadero y por tanto libre de plagas, se la ha realizado un doble tratamiento  tal y como pasamos a explicar.

  • Se la da una primera pasada con el tono de barniz que han elegido los clientes, en este caso es el blanco.
  • Después una segunda mano de barniz incoloro de protección.
  • En la segunda pasada de incoloro, se le puede poner un poco del color blanco de la primera mano, si el cliente prefiere que se vean menos las betas y los nudos de la madera.

Como se puede apreciar, se pueden mezclar los tonos de color con el barniz incoloro de protección, ya que ambos productos están realizados en base agua y permiten tal uso.

Una vez terminados los trabajos de albañilería y de carpintería-ebanistería, se limpia la zona de trabajo y de montaje, dejando la vivienda de nuestros clientes lista para su disfrute.