Porche de madera en la terraza de la casa y cogido a la fachada de la casa junto a la piscina de la vivienda. Trabajo de carpintería realizado en un chalé situado en el término municipal de Torrente, en Valencia.

Toda la madera empleada en el trabajo procede de madera de abeto, procedente de plantaciones destinadas a la tala de los árboles dentro de una política respetuosa con el medio ambiente de talar y cortar, tanto para la madera machihembrada de 2 cm. de grosor que se emplea en los techos de madera, como las maderas laminadas de diferentes grosores y para diferentes uso dentro de las estructuras, bien sean viguetas del techo, cargadoras o columnas.

El tratamiento que “Candel Pérgolas y Porches S. L” da a la madera y que viene ya directamente de secaderos libre de plagas es el siguiente:

  • Una mano de barniz en el tono elegido por nuestro cliente, elegido sobre una amplio abanico de colores que disponemos en nuestro muestrario.
  • Después una segunda pasada de barniz incoloro de protección, que se sella y tapa el poro de la madera.
  • Junto al barniz incoloro anterior, se puede poner un poco del barniz que le hemos dado en la primera pasada, si el cliente quiere que suba un poco el tono de color elegido.

Se pueden mezclar ambos productos el de color y el de acabado ya que ambos están realizados en base de agua, lo cual es más fácil para su aplicación y su posterior mantenimiento.

En la foto de la izquierda, podemos ver el mismo porche de madera que abre la portada de este artículo desde la parte interior del mismo, y tal como se puede apreciar en el techo del cenador de madera, se han combinado varios colores, contrastando la estructura de madera en dos tonos de barniz.

El techo de madera machihembrada se ha barnizado de color “nogal claro”, mientras que las viguetas del techo, así como la cargadora y tres columnas, se han barnizado de color “roble”, en ambos casos siguiendo el procedimiento de tratamiento que comentábamos anteriormente.

Sobre la parte de arriba del techo machihembrado del porche de madera, se ha sellado una tela asfáltica antes de instalar las tejas con espuma de poliestireno.

La tela asfáltica bituminosa se sella a la madera mediante calor y cuando llegamos a la fachada de la casa, se practica un corte con racial en la pared de varios milímetros, introduciendo la misma y sellando por la parte de arriba con silicona cemento, de esta manera, dejamos sellada e impermeabilizada la estructura de madera.

La tela bituminosa es rugosa y nos permite pegar con espuma de poliestireno las tejas a la superficie de la misma, de esta manera ponemos menos peso a la estructura, ya que solo empleamos el cemento y la arena de la obra para las juntas de las tejas laterales y el encuentro de las tejas cerámicas mixtas con la fachada de la casa.

Una vez terminado el trabajo se recoge y se limpia la zona de trabajo dejando la vivienda de nuestros clientes lista para disfrutar a la sombra del porche de madera.