Cenador de madera con el techo de placas de tégola y barnizada en su totalidad de color gris, el mismo del “ral” de las ventanas de la vivienda, para que el porche quede integrado perfectamente a la casa. Trabajo de carpintería realizado en un chalé situado en el término municipal de San Antonio de Benageber, en Valencia.

El porche de madera, está cogido a la cornisa de la fachada del interior de una terraza ya existente de obra, ganado el espacio del porche a la terraza que ya existía, y formando un solo habitáculo, pero con el doble de espacio.

Los trabajos de ebanistería,comienzan con la instalación de la cargadora de madera que va cogida a la fachada de obra de la vivienda, seguidamente instalamos la columnas y la cargadora del otro lado del futuro porche de madera.

Una vez disponemos de las cargadoras a ambos lados, se empiezan a poner sobre ellos y a una distancia de 75 cm. las viguetas de madera laminadas de 140 x 80, que forman la estructura del techo o pérgola de madera.

Conforme vamos techando con madera machihembrada la pérgola de madera, se va transformando en un porche de madera cerrado.

La madera machihembrada es de 2 cm. de grosor por 15 cm. de ancho de tabla y es al igual que las vigas, cargadoras y columnas, de madera de abeto.

En la imagen de la izquierda, se puede ver el interior del porche de madera desde la parte de abajo terminado. Una vez acabado el trabajo de carpintería, los clientes nos solicitaron, que como podían evitar el sol de media tarde (sobre las 17:00 h ), ya que les entraba lateralmente.

“Candel Pérgolas y Porches S. L.”, les propuso instalar una celosía de madera como la que se puede ver al comienzo de este artículo, con lo que el problema se quedó solucionado.

Entre la madera del techo machihembrada y las placas de tégola se instalo previamente dos cosas:

  • El cableado de luz donde está el ventilador, tal y como se puede ver en las dos imágenes.
  • La tela asfáltica bituminosa.

La tela asfáltica impermeabiliza el porche de madera del agua, mientras que el cable de luz, a parte de quedar oculto a la vista, se queda también aislado y protegido.

Una vez terminado los trabajos en la casa de nuestros clientes, se procede a la recogida de maquinaria, así como el resto del material sobrante de la instalación del porche de madera, dejando la vivienda como antes de empezar los trabajos de carpintería.