Porche a 4 aguas sobre columnas de obra cara vista y techo con teja cerámica mixta, trabajo de carpintería y obra realizado en la “Urbanización Hendaya”, la Eliana. Valencia.

Se trata de un cenador de madera al que se han realizado en obra las columnas cara vista, dejando el interior con un hueco donde se ha incorporado 2 varillas de hierro de 16 mm. Y después se rellenado de hormigón hasta la parte de arriba, donde se ha instalado el capitel de madera.

El capitel de madera sirve de nexo de unión entre las columnas de obra y las cargadoras de madera laminada, ya que por la parte inferior del mismo se han clavado unas garras de hierro, que se unen el hormigón al capitel de madera, quedando todo hecho una pieza.

IMG_20150813_110439

Sobre estas lineas le mostramos el interior donde se unen las columnas de obra cara vista con el capitel de madera y la unión de las cargadoras. Donde se puede ver también el punto de luz colocado para el farolillo de forja.

Sobre los 4 capiteles de madera se instalan las cargadoras de madera laminada de 160 x 160, cortadas en inglete.

Al ser una cubierta a 4 aguas, se ponen primero las 4 viguetas de madera laminada centrales a cada uno de los vértices del porche de madera, que serán las que limiten los 4 lados del cenador de madera. Seguidamente se insertan el resto de viguetas de madera laminada de 160 x 80 que hacen el reparto del techo, tal y como se aprecia el dibujo de la portada.

En este caso el porche de madera, está barnizado en su totalidad en de “nogal claro” , dejando ver los nudos y las betas de la madera. La forma de proceder al barnizado de la madera es la siguiente:

  • Se le da una primera  pasada de “nogal claro”, el color elegido por el cliente.
  • Después, una segunda pasada de barniz incoloro de protección, a este último se le puede añadir a gusto del cliente, el barniz  de la primera pasada, según se quieran oscurecer un poco más el tono de la madera del cenador de madera.

Se han combinado trabajos de carpintería, obra y electricidad, para que el cliente no se tenga que preocupar de nada, solamente de disfrutar su porche de madera.