En Benageber nos encontramos con una valla de obra pintada y orientada al norte al lado de la piscina, con lo que estaba siempre se recibiendo humedad, el cliente tenia que rascar y pintar la pared cada 2-3 años. «Candel pérgolas y porches S.L, le aconsejó forrar la pared con piedra natural.

Antes de poner la piedra sobre la fachada de obra, se procede a rascar y rallar toda la superficie del muro, después se limpia con agua la pared, para que tenga mayor aderencia.

En este trabajo se ha empleado cemento blanco para que resalte más el color de la piedra, una vez terminado el trabajo y después del secado del cemento,  se impermeabiliza la pared con barniz al agua, a parte de que le realzar el color, le da una mayor protección.