Marquesina de madera a dos aguas con el techo de madera por abajo y de obra por la parte de arriba, utilizando ma misma teja que tiene vivienda. Trabajo de carpintería y de obra realizado en un chalé situado en el término municipal de «La Puebla de Vallbona», en Valencia.

Los trabajos empiezan con la instalación de los elementos que conforman el esqueleto de la estructura, es decir, la cargadora principal y secundaria, y el resto de viguetas en triangulación.

Sobre la parte de arriba de las 2 columnas de bloque de obra de 20 x 20 x 40, que conforman la entrada de la casa, se instala y atornilla a la obra, la cargadora de madera principal de 160 x 160 de madera laminada.

Seguidamente  se instalan las viguetas en triangulación entre la cargadora de madera principal y la nueva que se pone arriba apuntalada, hasta que se termine la completa instalación de todos los contrafuertes. El motivo de la triangulación claro está, es por que el techo de la cubierta a 2 aguas.

Marquesina triángular

En la imagen de la izquierda podemos ver cómo se ensamblan  las madera haciendo el esqueleto del porche de madera, donde se aprecian los contrafuertes en triangulación.

Una vez terminada la cúpula de madera, empezamos a techar con madera machihembrado la parte de arriba de la estructura, la madera machihembrada es de 15 cm. de ancho de lama por 2 cm. de grueso, al ser un material machihembrado permite que la lama se contraiga y dilate en función de las condiciones meteorológicas sin que afecte a la estructura.

Terminado el techo de madera, sobre la parte de arriba del mismo, se va sellando mediante calor la tela bituminosa, esta tela asfáltica es rugosa y especial para pegar las tejas con espuma de poliuretano, por lo que la tela asfáltica:

  • Por un lado nos permite impermeabilizar la estructura, sellando la entrada de agua a la misma.
  • Al ser del tipo rugosa, nos permite pegar la teja de obra cerámica con total seguridad.

Terminado el sellado de la tela asfáltica bituminosa, se van pegando las tejas cerámicas mixtas una a una, y se reserva el cemento para los acabados de los laterales y de las tejas morunas que conforman el caballón de arriba, el cual parte el techo a do aguas.

El tratamiento de la madera de abeto, tanto de la madera laminada como de la madera machihembrada es mediante una doble aplicación de barniz, en el cual «Candel Pérgolas y Porches S.L», sigue siempre el mismo doble procedimiento:

  • Primero se le da una mano de barniz al agua en el tono que ha elegido el cliente, sobre una amplio abanico de colores que disponemos.
  • Y después se le da una segunda pasada de barniz incoloro de protección.

Ambos productos son en base agua, sin disolventes, lo cual nos permite una mejor limpieza y que ambos productos, el de color y el incoloro, que explicábamos con anterioridad, se puedan mezclar.

El motivo de mezclar los productos, es por que hay clientes que quieren el color elegido, pero que esté un poco más subido de tono, de esta manera, podemos jugar con la tonalidad de la madera a gusto de nuestros clientes, según quieran ver más o menos los nudos y las vetas de la madera.