En este chalet del Plantio, nos encontramos un cemento impreso que llevaba puesto 20 años y había cedido por las juntas de la casa y de la piscina, por lo que le entraba agua al garaje, cada vez que llovía.

«Candel pérgolas y porches S.L», le ofreció como solución volver a poner otro hormigón impreso encima del que había, pero reforzando con varilla de 20 mm ( varilla de hierro de la que se utiliza en obras y reformas) y posteriormente mallazo encima de la varilla, la forma de hacerlo fue:

1. Se perfora con el taladro cada medio metro a ras del hormigón, todas las fachadas de la casa y la piscina donde ha cedido el cemento impreso.

2. Se introduce la varilla 10- 15 cm sobre el agujero  de la obra.

3.Se deja caer el mallazo, donde posteriormente se pondrá el hormigón impreso.

De esta manera aunque quede hueco, el mallazo de la obra no le deja bajar el terreno, después se le aplica el molde elegido por el cliente, «la piedra inglesa», que da mayor amplitud y muy buena limpieza.