Forrado de vigas de hormigón con madera de abeto en un chalet de la urbanización “Montecolorado”,en la Puebla de Vallbona. Valencia

“Candel Pérgolas y Porches de Madera S. L”, le ha realizado el forrado de madera con tablas de abeto de 22 mm. de grosor, en un porche de obra, que ya le habíamos instalado con anterioridad a nuestro cliente.

Las tablas de madera de abeto, se ha realizado a partir de un tablero de 4  m. x 2,20 m. Al que se han ido cortando las tablas a medida para que vayan encajando y  se vayan sujetado a las tablas de madera, que cubren las viguetas mediante tacos y tornillos de 3 cm. De grosor. Posteriormente se ha sellado todas la uniones con silicona cemento, “color nogal”.

Las vigas de obra a forrar,  están apoyadas sobre 3 columnas de obra cara vista de 35 m. x 35 m. En cuyo interior se han colocado varias varillas de hierro de 20 mm. Mas tarde se  rellenan el interior mediante un encofrado de obra. Entre las viguetas de obra, se han encajado las bovedillas curvas, a modo de bodegón, con la madera hemos tapado el fallo que dejan las viguetas de obra y las bovedillas.

En este caso el porche de madera y obra, está barnizado en lo referente a la madera en“color nogal “ , dejando ver los nudos y las betas de la madera. La forma de proceder al barnizado de la madera es la que hacemos cuando barnizamos un porche de madera, se le da una primera  pasada de barniz en el tono elegido por el cliente y después una segunda pasada de barniz incoloro de protección, a este último se le puede añadir a gusto del cliente, el barniz  de la primera pasada, según se quieran resaltar más o menos los nudos y las betas de la madera.

Sobre estas lineas le mostramos el porche de obra antes de realizar los trabajos de carpintería y ebanistería.

IMG_20150224_155004

 

El trabajo se lo hemos realizado a unos clientes que ya le habíamos realizado anteriormente varios trabajos de carpintería, en este caso unas vallas de madera para la piscina, y también le habíamos realizado un trabajo de obra, exactamente un cemento impreso a la entrada de la casa para el coche.

Como siempre, una vez terminado los trabajos,  tanto de porche de madera, como del hormigón impreso,  se procede a la limpieza de los mismos, como si no hubiéramos realizado ningún trabajo.