Porche de madera con el techo de teja cerámica mixta, trabajo de carpintería realizado en la urbanización “Masía de Traver”, en el termino municipal de Ribarroja del Turia. Valencia.

Antes de empezar el cenador de madera, se han realizado 6 encofrados de obra de 40 x 40 x 40. Donde se han introducido y anclado las columnas de madera laminada de  120 x 120.

Sobre las columnas de madera se han insertado 6 capiteles de madera, que hacen de nexo de unión entre las mismas y las 6 cargadoras de madera laminada también de 120 x 130.

En cada esquina del porche de madera se insertan las viguetas que definen el porche de madera a 6 aguas tal y como se ve en la imagen que les ofrecemos a continuación.

P. 6 aguas 2

Las viguetas de madera laminada de 120 x 80, que comentábamos anteriormente, se unen en la parte de arriba a una pieza en madera diseñada especialmente para ensamblar las vigas en su parte más alta, haciendo de unión entre ellas, con lo que se hace al mismo tiempo, de reparte de fuerzas las unas con las otras.

Sobre las vigas de madera laminada se cosen las tablas de madera machihembrada de abeto, el ancho de las tablas es de 1 4 cm. Por 2 cm. De grosor, y se van insertando las unas sobre las otras hasta llegar al fina de la cubierta.

Una vez terminado el techo de madera del cenador de madera, se sella mediante calor sobre la parte de arriba del mismo, la tela asfáltica bituminosa. Sobre la tela asfáltica, se pegan con espuma de poliuretano las tejas cerámicas mixtas.

Entre la tela asfáltica y las tablas de madera machihembrada del techo,  se han dejado pasados los cables de luz para tres lamparas de forja, y sobre una de las columnas, se ha dejado un enchufe y el interruptor de las luces del techo.

En este caso el porche de madera, está barnizado en su totalidad en de “color nogal claro” , dejando ver las betas de la madera. La forma de proceder al barnizado de la madera es la siguiente, se le da una primera  pasada de barniz en nogal claro y después una segunda pasada de barniz incoloro de protección, a este último se le puede añadir a gusto del cliente, el barniz de la primera pasada, según se quieran resaltar más o menos los nudos y las betas de la madera.