Cenador de madera a 4 aguas con el techo de placas de tégola, trabajo de carpintería realizado en una vivienda de Torre de Porta-Coeli, en el término municipal de Naquera. Provincia de Valencia.

El techo de placas de tégola, se conoce también con el nombre de tejas estilo americano, son de un material bituminoso como la tela asfáltica, pero endurecido y hace dibujos imitando la tejas, pero con sección plana, y dependiendo del gusto del cliente pueden ser de modelo “standard” o “castor”.

El modelo “standard”, es como la que sale en la foto de la imagen de portada de este artículo, es decir con el acabado del dibujo en recto, mientras que la castor hace el dibujo en curva.

Pérgola a 4 aguas con el techo de placas de tégola (teja americana), a mitad trabajo

La imagen de la izquierda se puede ver la estructura de madera durante los trabajos de instalación del cenador de madera. En ella se ven las 4 columnas de madera unidas a las 4 cargadoras de madera laminada.

Sobre las 4 columnas de madera, se instalan los 4 vértices de las vigas de madera laminada, que hacen la estructura a cuatro aguas, volando las mismas a 30 cm. De la parte de delante de la cargadoras, mientras que en la parte de arriba se hace la unión de las mismas.

Toda la estructura mientras se realizan los trabajos de instalación del porche de madera está apuntalada, para seguridad de todos. Retirando los puntales una vez terminado el trabajo.

Una vez terminada la parte correspondiente a la carpintería, se sella mediante calor la tela asfáltica que va a impermeabilizar el techo de madera machihembrada. Terminado el trabajo anterior de sellar toda el techo de madera de la estructura, se empiezan a instalar las placas de tégola mediante tachuelas  de cabeza ancha y sellado de cinta alquitranada.

En este caso el cenador de madera, está barnizado en su totalidad de color castaño, dejando ver los nudos y las betas de la madera. La forma de proceder al barnizado de la madera es la siguiente:

  • Se le da una primera pasada de barniz con el color elegido por los clientes
  •  Y después una segunda pasada de barniz incoloro de protección.
  • Pudiendo a este último añadir a gusto del cliente, el barniz del tono de la primera pasada, según se quieran resaltar el tono de la madera.

Una vez terminado el porche de madera se procede a limpiar la zona de trabajo y a retirar las herramientas, dejando la vivienda de nuestros clientes como antes de empezar los trabajos de carpintería.