El hormigón impreso que  se muestra en la imagén,  está realizado en la urbanización Montesano, Bétera.

Una vez realizados  y marcados los niveles con el azulete, se empieza a rellanar los encofrados con hormigón procedente de planta mediante camiones hormigoneras. En las hormigoneras ya viene la mezcla del hormigón, para hacer el cemento impreso, es decir, la fibra junto a la grava, el cemento y la arena, que nos permitirá poner el cemento impreso sin la necesidad de mallazo de hierro.

La fibra permite que el cemento impreso se quede en su mezcla como una tela de araña, que hace de esqueleto para que no se raje o se produzcán grietas.

Para hacer este cemento impreso,  se ha utilizado el molde » piedra inglesa», las ventajas que ofrece este dibujo con respecto a otros moldes de hormigón impreso, es que al no tener muchas juntas, por que el molde es grande  ( 60 cm.  x 40 cm), es más limpio de mantener.