Caseta de madera en medio del jardín de la casa con puerta doble, trabajo de carpintería realizado en la urbanización “Torre de Porta coeli”en el termino municipal de Náquera. Valencia.

Casa de madera, completamente integrada en el jardín del chalet, en el que se han tenido en cuenta los deseos de sus propietarios, es decir, que no se vea el techo de la caseta de madera, para que guarde similitud, con el techo del chalet, estilo moderno y sin tejas. Por lo que se le ha simulado un falseado en el techo para que no se vea la tela asfáltica.

La tela asfáltica rugosa o bituminosa está pegada con calor en toda la superficie de arriba del techo machihembrado, como en el resto de los porches de madera que “Candel Pérgolas y porches S.L.”, realiza a sus clientes

Otro aspecto a tener en cuenta, es que se han puesto una doble puerta, con el fin que se puedan entrar objetos voluminosos, tal y como comentábamos al principio del artículo, ya que el cliente quería meter el cortador de césped, así como las sillas, colchonetas, tumbonas… de la piscina.

Caseta de madera con techo de tégola, doble puerta

A la izquierda y sobre estas lineas, les mostramos a nuestros futuros clientes otro caseta de madera realizada en “Masías de Moncada”, también en Valencia, con doble puerta.

Para realizar la caseta de madera, previamente le hemos realizado un encofrado de obra  , que sirve de suelo y de anclaje a las columnas de 120 x 120 de madera de abeto laminado.

Una vez realizados los mismos pasos que cuando hacemos un porche de madera o un cenador de madera, se procede al cerramiento de la caseta de madera.  Para ello, se realiza una estructura de madera con cabirones de abeto de 60 x 40 de sección, donde se va cosiendo el machihembrado, hasta cerrar la caseta de jardín.

Tanto el suelo como las paredes se han realizado de madera machihembrada de 2 cm. De grueso por 14 cm. De ancho de lama.

La forma de proceder al barnizado y el tratamiento de la madera es:

  • Se le da una primera pasada de barniz en tono castaño para la estructura, techo y paredes y después,
  • Una segunda pasada de barniz incoloro de protección, a este último se le puede añadir a gusto del cliente, el tono de barniz  de la primera pasada, según se quieran resaltar más o menos los nudos y las betas de la madera.

Para finalizar el trabajo, se procede a la limpieza de los trabajos realizados, de forma que el cliente no tenga que preocuparse de nada relacionado con la obra-instalación, solamente de disfrutar su nuevo proyecto.