Se trata de una casa de campo antigua que el cliente quería cambiar el techo, ya que este estaba realizado de placas uralita y “Candel Pérgolas y Porche S.L.”, se lo ha quitado e instalado de nuevo en madera. Trabajo realizado en Gandia. Valencia.

Como los muros de la casa son antiguos y encima no son muros de carga, se tomo la decisión de hacer columnas de madera exteriores de 160 x 160, donde posteriormente se apoyan las cargadoras de madera laminada. De esta forma el muro de la casa se queda para posteriormente hacer un sándwich, entre la cámara de aire y las placas de escayola de la vivienda por el interior.

Sobre estas lineas les ofrecemos a nuestro futuros clientes una imagen, donde aparece parte del techo original y como hemos empezado poniendo las columnas de madera laminada anteriormente mencionadas, que son las que van a cargar todo el peso de la estructura.

Unión de columnas, cargadoras y viguetas de madera

La casa con el techo de madera, se realiza a 2 aguas, con lo que las columnas centrales quedan en el interior de la vigueta, entre las cargadoras laterales y centrales se van atornillando las viguetas de madera laminada.

Una vez puestas todas la viguetas de madera laminada del techo, se instalan las tablas de madera machihembrada, para posteriormente sobre las mismas atornillar tacos de madera de 100 x 100, que harán la cámara de aire, y sobre los cuales, se ponen las placas de poliestireno expandido de alta densidad de 5 cm. De espesor, que hacen la función de aislante.

Sobre las placas de aislante, se cose con calor la tela asfáltica corrida y rugosa, que sirve no solo para trabajar con más seguridad a los operarios, sino que permite pegar las tejas con espuma de poliuretano.

IMG_20151126_081638

En este caso, la casa de madera se ha barnizado como cuando hacemos un porche de madera, es decir está barnizado en su totalidad en de “color blanco” , dejando ver los nudos y las betas de la madera.

La forma de proceder al barnizado de la madera es la siguiente, se le da una primera  pasada de barniz en blanco y después una segunda pasada de barniz incoloro de protección, a este último se le puede añadir a gusto del cliente, el barniz blanco de la primera pasada, según se quieran resaltar más o menos los nudos y las betas de la madera.